Archivo de la categoría: Sexopedia

Sexercicios

Los sexercicios son ejercicios que se realizan específicamente con el fin de disfrutar, mejorar, dar y recibir mejor el sexo.

Esta clase de ejercicio puede llevarse a cabo ya sea durante la relación sexual, antes de esta durante los juegos previos o bien en cualquier otro momento del día para estar listos cuando se presente el encuentro sexual.

Los sexercicios tienen el objetivo de tonificar y fortalecer músculos específicos que ayuden a favorecer el sexo así como también tratan de lograr que el cuerpo alcance y mantenga la flexibilidad y resistencia suficiente para maravillar en la cama.

Hay muchas formas para realizar una rutina de sexercicios, desde rutinas aeróbicas hasta ejercicios más específicos como los Keggels. Lo importante es saber cómo hacerlos apropiadamente para evitar lesiones y fatiga que, por el contrario de darle un alza al sexo lo impidan.

Los sexercicios mejoraran tu apariencia y tus habilidades cuando haces el amor

Beneficios de los sexercicios

Los beneficios de los ejercicios para un mejor sexo son muchos, no solo los notaras en cada sesión de pasión con tu pareja sino también en tu vida personal:

  • Te ponen “sexualmente en forma”
  • Queman calorías
  • Mejoran la resistencia física
  • Liberan estrés
  • Son divertidos y entretenidos
  • Permiten alcanzar mejores orgasmos
  • Proveen de fuerza y elasticidad al cuerpo
  • Fortalecen los músculos
  • Te harán sentir más joven y radiante
  • Mejoran tus habilidades en la cama
  • Al realizarlos en pareja, fortalecen el vinculo de la relación

Es importante que los sexercicios se realicen correctamente para evitar lesiones que impidan el goce sexual

Guía de sexercicios

  • Sexercicios para  el PC

El monarca de los músculos sexuales es el músculo puboccocigeo, también conocido como músculo PC.
Este músculo se contrae a un ritmo de cada 0.8 segundos, en hombres y mujeres durante el orgasmo. El músculo pubococcigeo se encuentra en el piso pélvico. Para ambos sexos es conveniente tener tonificada y en forma esta zona para lograr sensaciones intensas durante el sexo.

Lo primero que debes hacer es ubicar tu músculo PC.

Todos los músculos individuales cercanos a las ingles: glúteos, abdomen, muslos y el PC, pueden sentirse igual por lo que es difícil separarlos  unos de los otro para trabajarlos. Todos ellos se sienten como una sola gran masa muscular. Eso necesita ser cambiado ahora mismo.

Aquí está una forma simple de encontrar el PC  y aislarlo de los demás para que puedes trabajar con él solamente: 

Si eres hombre, coloca uno o dos dedos detrás de tus testículos. Pretende que estas orinando. Ahora haz como si fueras a detener el chorro de orina. Ese músculo que usaste para detener el chorro de orina es el músculo puboccocigeo o PC. Lo sentiste contrayéndose? Bien. Probablemente también habrás notado que tu pene y testículos saltaron un poco cuando se contrajo el PC.

Para las mujeres,  es igual de sencillo. Solo que no deben tocar nada, simplemente pretender que están orinando y simular que detienen el chorro de orina. El músculo que sintieron fue su PC.

1.- Contraigo, aprieto y juego (de tres a cinco minutos al día).

Ahora que has encontrado tu PC, sigue con este  ejercicio:

Tres veces al día, contrae el PC 20 veces. Manténlo contraído por uno o dos segundos cada vez y luego suelta. Eso es todo, 20 contracciones, tres veces al día.

Suena simple, pero las palabras no pueden expresar cuán importante es este ejercicio.

No olvides que ser consistente con este ejercicio es la manera más efectiva de maximizar la fuerza de tu PC en el menor tiempo. Y cada momento de este ejercicio vale la pena.

Aprovecha cada momento del día para ejercitar tu PC! Los ejercicios para el PC son muy fáciles y tienen la ventaja de poder realizarse en cualquier lugar! En el carro, el trabajo, la playa, la sala, la cocina….

2.- Apretando fuerte

Una vez que has terminado tus tres semanas con el sexercicio anterior, estás listo (a) para este sexercicio.

Mantente con tus 20 repeticiones 3 veces al día.  Pero ahora vas a agregar 10 repeticiones muy lentas.

Esto  es lo que harás: Contrae lentamente el PC  en 5 segundos tan fuerte como puedas, resiste ahí  y luego  suelta la tensión gradualmente en otros 5 segundos.  En esta etapa deberías sentir  muy bien al músculo trabajando.

Este sexercicio puede resultar un poco difícil al principio. Es normal que al principio te canses con una o dos repeticiones, pero trata eventualmente de  ejercitar hasta llegar a las 10 repeticiones donde sostengas la contracción unos 15 segundos. Te puede tomar unos días o semanas llegar a ese punto.  No te preocupes, eso es normal y es muy importante que no te sobre sfuerzes demasiado, simplemente disfruta el proceso y sigue apretando el PC.


El entrenamiento del músculo PC  es como cualquier otro entrenamiento. Cuanto más duro trabajes, más impresionantes serán los resultados

  • Ejercicios de Keggel

Los ejercicios de Kegel, son ejercicios de contracción y relajación  de los músculos alrededor de la pelvis, tanto para hombres como para mujeres. Su uso en el campo es que el ejercitar esos músculos específicos con este tipo de ejercicios, hacen que el impulso por el orgasmo se controlr mejor en hombres, y en las mujeres, sea más intenso.

Esto sucede por que estos sexercicios de keggel trabajan con el músculo “pubococcigeo” o también llamado “músculo del amor” que es el encargado de los espasmos del orgasmo.

Dos buenos ejemplos este excepcional sexercicio son:

1-Keggel lento: Aprieta los músculos como si intentases detener la orina, tirando de ellos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces. Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20 segundos. Cuanto más tiempo consigas mantener la contracción de los músculos, más fortalecerás tu musculatura pélvica.

2-Keggel rápido: Contrae y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos. Comienza con 10 repeticiones, cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.
Multiplica el placer de cada orgasmo entrenando con frecuencia los sexercicios

  • Elevaciones pélvicas

Las elevaciones pélvicas son una fantástico sexercicio. Con ellas fortaleces el trasero, la parte baja del abdomen y además practicas y mejoras los movimientos típicos del coito.

1-Acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas y los brazos al lado del cuerpo. Despega tu trasero de la superficie, mantén la posición por unos segundos y vuelve a bajar y así repetidamente. Es un sexercicio fácil pero muy eficaz.

  • Movilización pélvica

Para realizar estos sexercicios pélvicos es importante que consideres en todo momento que solo tu zona pélvica es lo que se debe de mover, el resto de  tu cuerpo debe quedar en la misma posición.

1-Sobre un balón inflable siéntate con tus piernas un poco separadas y tus manos en la cadera. Dirige tu pelvis hacia delante y hacia atrás.

2-En esta misma posición también puedes dibujar círculos con el movimiento de tus caderas.

  • Abdominales:

Además de la obvia buena apariencia que tiene un abdomen marcado, ejercitar los músculos del abdomen te ayuda a aumentar tu fuerza, mejorar la postura y cuidar la espalda.

Por otro lado, unos abdominales firmes ayudan a tener mejor control de la pelvis y con esto aumentar tu placer sexual.
Puedes incluir en tu agenda diaria los siguientes ejercicios, hazlos en tres series de 30 o 15 repeticiones cada una:

1. Recuéstate en el suelo boca arriba con tus rodillas flexionadas y los pies apoyados sobre el suelo.   Coloca tus manos detrás de tu cabeza.  Levanta tu cabeza y la parte superior del cuerpo entre 20 y 30 cm.  Simultáneamente, contrae tu pelvis ligeramente hacia arriba.  Mantén esa posición durante dos o tres segundos y baja.

2-Acuéstate de medio lado, con las piernas flexionadas por las rodillas, pon las manos detrás de la cabeza y trata de llevar tu codo hacia la cadera.

3-Boca arriba, pon tus manos debajo de los glúteos y eleva los pies del piso unos 10 o 15 cm., mantén la posición por 10 segundos y baja los pies. Procura llevar el mentón al pecho mientras realizas el ejercicio.
Variantes de este ejercicio es que cuando los pies estén elevados realices círculos o cruces las piernas una arriba de la otra y al contrario.

4-Acuéstate sobre tu espalda con tus rodillas dobladas y las piernas separadas. Con tus manos en una posición del rezo empujarlas a través de tus piernas, levantando tu pecho del suelo.


Tonificación y fortaleza para el cuerpo

Aparte de los ejercicios específicos que hemos mencionado, también debemos decirte que practicar actividades como yoga, la danza del vientre, bailar o artes marciales son de gran ayuda para tonificar todos los músculos del cuerpo. Y como sabrás, unos músculos en buena forma mejoran las sensaciones del placer, sin mencionar la mucha energía que ganarás!

Por ejemplo, la danza del vientre es un magnifico sexercicio, alivia tensiones y elimina la rigidez de las caderas y la vagina. Por lo que con esta actividad podrás moverte mejor, sentir mejor y además aprender el baile de la seducción. Todo lo ideal para una sensual y atractiva noche!

Te recomendamos también que complementes tus sexercicios con clases de aeróbicos o spinning, estas dos actividades te brindaran resistencia física. Así que ahora con músculos fuertes y resistencia cardiovascular estarás preparada (o) para largas sesiones de placer sexual.

Consejos importantes

Te recomendamos que leas nuestra siguiente lista de consejos básicos que ayudaran q que tu sesión de sexercicios sea óptima:

  • Respirar correctamente: Además de oxigenar el cuerpo, la respiración ayuda a reducir esas tensiones que acumulamos durante el día y que se convierten en barreras que nos impiden llegar a un orgasmo pleno. La forma correcta de respirar durante el ejercicio es dejando que el aire entre por la nariz y expulsándolo por la boca.Respira de esta forma profundamente mínimo tres veces antes de empezar la sesión de sexercicios y continúa haciéndolo durante cada ejercicio.
  • Estira antes y después de los ejercicios, es importante para evitar contracturas y dolores posteriores al ejercicio.
  • Toma un descanso de un 1 minuto al menos entre cada serie de ejercicio para que tomes aire y evites fatigarte muy rápidamente.
  • Trata de ir progresando con los tiempos y repeticiones de cada ejercicio, pero recuerda ir siempre a tu ritmo.
  • Coloca tu cuerpo en buena posición donde siempre mantengas la espalda recta y te sientas cómodo.
  • Invita a tu pareja a que practiquen juntos los sexercicios. Excelente idea para unir a la pareja y también como juego sexual.

Zonas Erógenas Femeninas

Algunas partes del cuerpo, las zonas erógenas, son especialmente sensibles al tacto: tanto en un hombre como en una mujer los genitales constituyen el ejemplo más obvio; pero todas las partes pueden dar placer si se tocan con esa intención. Las formas en que las personas responden al ser tocadas en las distintas zonas son diversas, como también lo son ante los diferentes tipos de caricias.

1.- ZONAS CON MAYOR SENSIBILIDAD DE LA MUJER

A diferencia del hombre toda la piel de la mujer es una zona erógena que responderá a roces, caricias y besos. Sin embargo, existen ciertas áreas donde la estimulación causa una excitación más intensa. Estas zonas erógenas varían en cada mujer; el hombre debe descubrir cuáles son y, mientras hace el amor, estimularlas de manera suave y personal.

El rostro de una mujer tiene varias zonas eróticas que incluyen la línea de crecimiento del cabello, sienes, frente, cejas, párpados y mejillas. En general, las mujeres prefieren las caricias sutiles a que les toquen plena y directamente el rostro. Para la mayoría de ellas, la boca es una de sus zonas más erógenas y puede ser estimulada con rapidez con las yemas de los dedos y besos. Sin embargo, la estimulación de la boca de una mujer puede encender todo su cuerpo y producir un efecto directo en la excitación de sus órganos genitales.

Los lóbulos de las orejas son en extremo sensibles a la excitación y pueden ser acariciados con suavidad, pero algunasmujeres reaccionan con tanta violencia al toquedesus lóbulos que pueden llegar a tener un orgasmo a causa de una simple caricia. El cuello, en particular la parte posterior, es un área muy sensible, al igual que los costados del cuerpo. La aceptación de besos prolongados en el cuello significa que la mujer está dispuesta a aceptarbesospor todo el cuerpo. Los brazos, axilas, manos, espalda, caderas y el bajo abdomen pueden ser estimulados eróticamente por un amante atento.

El área alrededor del ombligo es muy sensible. La mayoría de las mujeres saborean las caricias realizadas con las yemas de los dedos, labios o pene a lo largo de las piernas y en particular, en el interior de los muslos.

Generalmente los pechos son erógenos en alto grado y desempeñan un papel vital en la excitación sexual. La succión, mordisqueo, lamido, golpe, y el presionarlos con suavidad originará que los pezones se pongan erectos, lo que es una cierta señal de excitación. Sin embargo, hay una gran diferencia en la reacción de diferentes mujeres al mismo estímulo, así que es importante descubrir lo que a cada una le gusta o molesta.

El área más erógena de cuerpo de la mujer es el perineo, un área de piel situada entre la vagina y el ano. Si el hombre apoya toda su mano sobre este área, con los labios exteriores de la vagina cerrados, y la presiona con vigor o la masajea, puede excitar con rapidez a una mujer debido a la densa red de terminaciones nerviosas que confluyen en esa zona.

Tanto los labios exteriores como los labios interiores del área perineal también son en extremo ricos en terminaciones nerviosas y constituyen una gran zona erógena en todas las mujeres experimentadas sexualmente. Sin embargo, los labios interiores son mucho más sensibles, en especial a lo largo de la superficie interior, en la hendidura de la vulva. La mujer experimentará una gran excitación si su compañero presiona con ambos labios y masajea con firmeza las partes sensibles de la vulva.

El clítoris es la parte sexual más sensible de la mujer y la más fácil de estimular si el hombre aprende a hacerlo con suavidad, destreza y sin precipitación, si se utilizan los dedos deben estar bien lubricados, con secreción vaginal o saliva para minimizar la irritación. Para provocar sensaciones más satisfactorias en todo el área del clítoris, hay que utilizar toda la mano, la palma o el reverso de la mano, todos los dedos y no solo uno o dos, existen dos tipos principales de movimiento, que son el circular y el ondulatorio. Para el movimiento circular se apoya la mano sobre el área del clítoris, y se presiona suavemente con la palma o los dedos haciendo movimientos suaves en forma circular. Se dirige la mano hacia arriba a fin de que el talón de la misma se coloque justo sobre el clítoris en la parte superior de la vulva, permitiendo que descanse parcialmente en el hueso púbico por el otro extremo, con el que se puede presionar con firmeza al friccionar. Para los movimientos vibratorios, se coloca la mano sobre el área púbica y se hace vibrar con rapidez, tratando de tocar el clítoris con los dedos. Luego se puede poner un dedo a cada lado de los labios vaginales haciéndolos vibrar a continuación de lado a lado. Muchas mujeres también gozan al ser penetradas por un dedo, a la vez que su clítoris recibe estimulación, es importante asegurarse de que las uñas están cortadas y limadas antes de introducir un dedo en la vagina, los demás dedos se pueden mantener doblados hacia adelante a fin de que los nudillos continúen presionando contar el clítoris.

La estimulación del clítoris con el extremo del pene erecto es una sensación en particular placentera para muchas mujeres, ya que la mayoría piensa que la presión indirecta es más agradable y estimulante.

Como la boca, la entrada de la vagina es rica en terminaciones nerviosas y reacciona con intensidad a toda clase de caricias, siendo la última la del glande del pene. Las caricias con los labios y la lengua de un hombre allí, puede llevar al éxtasis a algunas mujeres.

Las nalgas son otras zonas erógenas con muchas terminaciones nerviosas que pueden ser estimuladas con facilidad por medio de palmadas o fricciones.

2.- PREDISPOSICIÓN

Una de las razones por las que las caricias resultan tan poderosas y son gozadas tanto por las mujeres es que las excitan y relajan, preparándolas para el coito. Para las mujeres, el coito solo es bienvenido cuando se siente dispuesta y han tenido suficiente estimulación para que la vagina se lubrique y dilate a fin de recibir el pene. Sin la oportunidad de elevar el nivel de hormonas sexuales a través del beso y, sobre todo, las caricias, el coito puede ser muy incómodo para ella.

La mayoría de los hombres subestiman cuanto tiempo lleva este proceso, ya que sus propias erecciones se dan con mucha mayor rapidez.

Los besos mezclados con las caricias, deberían repartirse por todo el cuerpo de la mujer. La mayoría prefiere recibir las caricias iniciales en otras zonas, no en los pechos y genitales. Pero una vez que comienzan a excitarse, en realidad gozan con esos estímulos. Sin embargo, los pechos necesitan ser manipulados con más delicadeza hasta que ella esté un poco más excitada; luego le serán placenteros los besos, la succión y ser tocada. A la mayoría les gusta que se les acaricien y presionen las nalgas, así como recibir algunas palmadas suaves. Sólo cuando una mujer se ha excitado lo suficiente desea que su pareja acaricie sus genitales. El gusto de las mujeres no es universal, pero la mayoría prefiere que las caricias genitales sean suaves y que los movimientos adquieran fuerza y vigor solo cuando están a punto de alcanzar el orgasmo.

Algunos Tips

Nuca y cuello.
Según los psicólogos, besar y acariciar estas zonas transmite confianza a quien recibe y ternura a quien lo lleva a cabo.

Pezones. 
Resulta placentero cubrirlos con besos húmedos y, luego, soplar. También se pueden pellizcar. Ojo, siempre hay que descubrir lo que excita y lo que molesta.

Espalda. 
No hace falta que seas masajista profesional pero, si no tienes ni idea, prueba a recorrerla con la punta de la lengua.

Caderas. 
El masaje que se inició en la espalda puede cesar aquí variando su intensidad, según la respuesta de la pareja. Un buen comienzo para un cunnilingus.

Muslos. 
La cara interna de los muslos es donde la piel resulta mucho más sensible al tacto. Pasa por esta zona las yemas de los dedos y de la lengua.

Orejas.
os lóbulos son en extremo sensibles a la excitación y pueden ser acariciados con suavidad. Algunas mujeres reaccionan con mucha intensidad.

Párpados. 
Su gran cantidad de terminaciones nerviosas hacen que, bien estimuladas con besos secos, produzcan mucho placer.

Boca.
Castos, arriesgados o provocadores, los besos o las caricias alrededor de la boca pueden encender todo el cuerpo y potenciar el coito.

Genitales.
Es la zona más fácil de estimular si se hace sin precipitación. Si se usan los dedos, que estén muy lubricados con secreción vaginal o saliva para minimizar la irritación.

Perineo.
Si se apoya la mano con los labios exteriores de la vagina cerrados, y se masajea, se puede excitar con rapidez gracias a la densa red de terminaciones nerviosas que allí confluyen.

http://www.travesurassexshop.cl